© 2017 Nuria Gómez Belart 

La intención de las palomas

15.10.2015

Todo aprendizaje es angustiante, y todo crecimiento duele. La intención de las palomas es un unipersonal en el que Fran, en la piel de Federico Buso, relata su historia, la historia de un chico que tuvo dos familias: una, humana; otra, de palomas. Con una gran interacción con el público, se crean diversas atmósferas muy bien definidas que permiten la recreación del pasado en las múltiples voces que evoca el protagonista.

 

En la narración, se traen al presente momentos de la infancia del personaje, momentos que explican el hoy. Se trata de un chico que tuvo un palomar y que aprendió a relacionarse con el mundo a través de las palomas, de su aleteo, de su mirada, de su comprensión.

 

Es imposible evitar la lectura desde una perspectiva hermenéutica ante una obra semejante: la colombomanía, es decir, la fijación de las palomas, lleva al personaje a sentirse parte de la bandada. Como es sabido, los seres alados en ciertas piezas literarias están asociados a la figura del artista, en parte por estar en contacto con lo elevado, lo espiritual —si se quiere, lo celestial—, en parte porque no son comprendidos, y por lo tanto, suelen quedar excluidos de su entorno.

 

Algo similar pasa con Fran, a quien se lo cuestiona por no comportarse como los demás, por vivir pendiente del palomar, por sus dificultades para relacionarse con los demás.

 

Sin embargo, lo que no pueden percibir los padres, por ejemplo, es la gran sensibilidad que lo habita. La aceptación del otro tal cual es, con sus fallas y sus virtudes, y el aislamiento propio de los corazones incomprendidos son los dos puntos de tensión en que se articula toda la obra. Descubrir la intención de las palomas, aunque parezca una posición ingenua, es el único camino viable para que el protagonista pueda hacer con tanto dolor y tanta soledad.

 

Ficha de la obra
Idea: Federico Buso
Dramaturgia: Fernando Ferrer
Actúan: Federico Buso
Música original: Edgar Ferrer
Prensa: Carolina Alfonso
Colaboración en dramaturgia: Javier Daulte
Dirección: Fernando Ferrer
Teatro: ESPACIO CALLEJÓN – Humahuaca 3759

 

Esta reseña se publicó el 15 de octubre de 2015 en La Cazuela

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload