© 2017 Nuria Gómez Belart 

Abandonemos Toda Esperanza

23.11.2017

 

Las historias de antes y de ahora no tienen muchas diferencias. Los conflictos surgen por las mismas razones, los vicios y las miserias humanas tampoco han cambiado.

 

Abandonemos toda esperanza, de Alfredo Martín, una inteligente versión de En familia, de Florencio Sánchez. La obra se actualizó en la intensidad y en los contrastes, pero la esencia del conflicto se mantiene tal como lo planteaba el original. Se modificaron algunos textos, se incorporaron personajes a la obra, pero resulta difícil discernir en qué momentos se produjo la intervención: el ensamble es perfecto.

 

Los papeles protagónicos de esta familia en decadencia los asumieron Marcelo Bucossi, el padre adicto al juego que arrastra a su familia a la disolución, y Julia Funari, la madre que busca mantener el equilibrio en el hogar cuando todo está perdido. Como en juegos de espejos distorsionados, este matrimonio se refleja en las parejas de los hijos: una hija que decide entregarse a la prostitución con la ayuda de su novio proxeneta; un hijo exitoso pero ingenuo, que desoye las advertencias de su esposa ante la fatalidad; una hija vacía de talento que espera convertirse en una estrella de la radiofonía y un hijo inútil que se llena de excusas para no colaborar en la casa.

 

En esta obra y fiel al estilo de Florencio Sánchez, Alfredo Martín recrea, con momentos de humor y otros de sumo dramatismo, la arquitectura social del mundo que nos rodea, signado por una crisis moral en el que se anuncia un destino decadente. La pérdida de toda esperanza tiene una serie de líneas fatídicas: un hijo que decide romper el vínculo con su padre; un hijo neurasténico, quien pierde al único ser que lo trataba con cariño y respeto; una hija que pierde la dignidad en favor del dinero y una hija «a la deriva» que vive tras un imposible.

 

Abandonemos toda esperanza es una obra para reflexionar, y para pensar sobre nosotros y nuestra cultura. La denuncia es evidente: nadie tiene escapatoria porque no hay ni el amor ni la humildad necesarios para construir un lazo fuerte que los una no solo como familia, sino como personas. Lo único que les queda es pura desidia, y con ella, la fragmentación y el odio.

 

Ficha de la obra

Versión: Alfredo Martín

Actúan: Nicolás Barsoff, Julian Belleggia, Marcelo Bucossi, Cinthia Demarco, Mariano Falcòn, Julia Funari, Maria Fernanda Iglesias Garibi, Luciana Procaccini, Gustavo Reverdito, Lorena Szekely

Vestuario: Jess Menendez

Iluminación: Hector Calmet

Diseño de espacio: Héctor Calmet

Realización de escenografia: Fernando Díaz, Analía Schiavino

Video: Ignacio Verguilla

Diseño gráfico: Gustavo Reverdito

Entrenamiento corporal: Armando Schettini

Asesoramiento artístico: Marcelo Bucossi

Asistencia de dirección: Laura Canteros

Prensa: Silvina Gabriela Pizarro

Puesta en escena: Alfredo Martín

Dirección: Alfredo Martín

ANDAMIO ´90 - Paraná 660

 

Esta reseña se publicó en La Cazuela

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload