© 2017 Nuria Gómez Belart 

Ni con perros ni con chicos

7.5.2018

El gran director Alfred Hitchcock dijo una vez que «Nunca se te ocurra hacer una película con animales, ni con niños, ni con Charles Laughton». Y así era, Laughton enamoraba las cámaras y el resto del mundo se desdibujaba a su alrededor. Para una estrella como él, vivir, actuar, existir, todo era Teatro.

 

Ni con perros, ni con chicos..., escrita por Fernando Albinarrate y dirigida por Javier Daulte, es la historia de una entrevista en la que Elsa Lanchester relata su vida junto al célebre actor y director de cine y teatro.  En su relato, se describe la vida privada y pública de ambos para un periodista que la visita asiduamente.

 

Lo íntimo se devela, poco a poco, entre las anécdotas de los artistas que estelarizaron el Cine de Oro de Hollywood con películas como Enrique VIII, Espartaco, La novia de Frankenstein, La escalera de caracol, Testigo de Cargo y tantos otros grandes éxitos. La intimidad de la pareja va descubriéndose a la vez que entretelones de la historia del cine y el teatro de la época aparecen, y los personajes van y vienen en el tiempo y el espacio.

 

La vida de este matrimonio tan particular,  en la piel de Laura Oliva y Omar Calicchio, se recrea entre canciones y recuerdos en una suerte de comedia musical negra. Los traumas de los astros por los tiempos que corrían y las experiencias de la infancia componen una atmósfera oscura que contrasta con el brillo de las luces de Hollywood. Un juego atrapante entre el ser y el parecer  invitan a una reflexión profunda sobre el concepto de éxito.

 

Las piezas musicales que se alternan con la actuación logran acentuar el contrapunto entre el arte de los personajes y la vida privada, donde letra y música se vuelven tan inseparables como los protagonistas, a pesar de los fantasmas que los acosan. Así lo demuestra la canción «Ser actor», donde Calicchio se desgaja hasta la sentencia que define la esencia de la obra: «Ser actor es morir en mí, para nacer en los demás».

 

Hermosamente cruda, Ni con perros, ni con chicos... expone una realidad que puede doler cuando se la reconoce en la propia vida. Primero el brillo, el éxito, el Arte obnubilan, y, cuando uno se sumerge en el mar de luces, autógrafos, carteleras y alfombras rojas, se descubre que tras las máscaras, los artistas viven en sus heridas y lo único que tienen es el Teatro.

 

Ficha de la obra

Autoría: Fernando Albinarrate

Actúan: Omar Calicchio, Federico Coates, Laura Oliva, Daniela Pantano

Músicos: Fernando Albinarrete, Uriel Kaufman

Vestuario: Mini Zuccheri

Escenografía: Alicia Leloutre

Iluminación: Matías Sendón

Música original: Fernando Albinarrate

Asistencia de vestuario: Josefina Veliz

Asistencia de dirección: Juan Zorraquín

Producción ejecutiva: Ana Riveros

Coreografía: Verónica Pecollo

Dirección musical: Fernando Albinarrate

Dirección: Javier Daulte

ESPACIO CALLEJÓN - Humahuaca 3759

 

Esta reseña fue publicada en La cazuela

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload