• NGB

Radio (siempre hay una salida)


Jacques de Lacretelle dijo alguna vez que la radio marca los minutos de la vida; el periódico, las horas; el libro, los días. Tan acertada es la expresión de este escritor que se convirtió en un lema para la radiofonía. Aunque muchos temieron por su futuro con la llegada de la televisión, y, luego, de Internet, la radio es un medio preferido para quienes buscan compañía en las tareas cotidianas o en la soledad de la noche.

Radio es la historia de Ricardo Roberto Rato —en la piel de Christian Sancho—, quien conduce un exitoso programa en el que el anonimato vuelve protagonistas a los oyentes, y, en ese espacio, comparten las miserias y los deseos. Cuando la ciudad duerme, la radio es el espacio para que las voces, tanto del locutor como de los oyentes, conversen en la intimidad de lo masivo.

Con una puesta que combina la escena con un complejo trabajo multimedial, Sancho recrea sobre las tablas el mundo privado del estudio de radio y la vida interior de este personaje tan críptico, al menos, en un comienzo.

El nombre del programa, «Siempre hay una salida», funciona como una suerte de prospección o prolepsis, es decir que la realidad en off atraviesa múltiples obstáculos, y cada uno de los personajes deberá buscar el modo de superarlos. En este sentido, se trata de un continuo develar: en la medida en que avanza la trama, van perdiendo el carácter anónimo. Sin embargo, ese mundo de voces es la realidad del conductor, quien, en algún punto, también debe buscar su propio camino. El eje de la obra gira en torno a las emociones que implica el trayecto de reconocerse en el pasado, en lo que creyeron perdido, en lo que encontraron y en la expectativa de lo nuevo que supone esa resignificación del «yo».

La radio, seguramente, marque los minutos de la vida por su carácter vertiginoso, pero, en esta pieza teatral, cada instante marca la vida de los personajes a tal punto que ya no tienen más opción que luchar contra la anomia del entorno, dejar a un lado los temores y redescubrir su identidad.

Ficha de la obra Actúan: Christian Sancho Iluminación y sonido: Cesar Buitrago Diseño gráfico: Bianca Volpato Asistente de producción: Analía Pyczil Prensa: Fernando Chamot Producción ejecutiva: Oscar Masseroni, Marcelo Medici Producción general: En el Blanco Producciones Teatro: LA PASIVA – Av. Corrientes 1743

Esta reseña se publicó el 12 de noviembre de 2015 en La Cazuela


0 vistas

© 2020 Nuria Gómez Belart