• NGB

Peggy Pickit ve el rostro de Dios


Un encuentro no solo implica una reunión, sino una confluencia de personas, tiempos, espacios, afectos… Se trata de un entramado complejo que expone las miserias humanas en carne viva.

Peggy Pickit, de Roland Schimmelpfennig, relata la historia de Carol y Martin, una pareja que regresa de África, tras haber sido voluntarios en una misión médica en el continente durante seis años. Ellos visitan a Liz y Frank, sus amigos con quienes planificaron juntos el proyecto humanitario, pero que prefirieron construir su vida lejos de los padecimientos de las sociedades del tercer mundo.

La obra es un caleidoscopio poético conformado por las acciones y los pensamientos de los personajes. Las apariencias dejan a la vista las distorsiones de cada punto de vista: ser y parecer son dos posturas imposibles de conciliar, hasta tanto los personajes no acepten que el fin último de la vida es asumir la propia esencia.

La reunión se compone de contrapuntos, paradojas, dicotomías: forman parte la naturaleza humana tanto el heroísmo como las actitudes más ponzoñosas. Entre estos amigos, surgen en la conversación las infidelidades, los goces ante la desgracia ajena, las envidias, las enfermedades, la falta de comprensión hacia el «otro».

Peggy Pickit propone al público la reflexión y la toma de conciencia, puesto que, detrás de todas las buenas acciones, siempre hay sombras de un pasado que no se puede evadir ni disimular.

Ficha de la obra Dramaturgia: Roland Schimmelpfennig Traducción: Aníbal Cardozo, Caroline Schmidt Actúan: Verónica Dimichele, Mariano Flax, Barbara Irisarri, Sebastián Vigo Diseño de vestuario: Jorge Lopez Representante: Agencia De Teatro Hartmut Becher Diseño de escenografía: Martina Nosetto Diseño de luces: Julio Alejandro López Música original: Rodrigo Orquera Diseño gráfico: Jorge Lopez Entrenamiento corporal: Mariel Lewiatan Asistencia de dirección: Abril Maite Anaya Prensa: Tehagolaprensa Dirección: Sergio Grimblat EL CAMARÍN DE LAS MUSAS – Mario Bravo 960

Esta reseña se publicó el 16 de marzo de 2016 en La Cazuela


0 vistas

© 2020 Nuria Gómez Belart