• NGB

Los Siete Locos


Beatriz Sarlo explicó que, «en Los Siete Locos, la sociedad es un instrumento y un fin. Un instrumento que destruye y restaura identidades, donde cada cual tiene la oportunidad de cambiar, de un solo golpe, una vida que resulta intolerable. Pero esa posibilidad es también un espejismo que conduce a cada uno de los iniciados al fracaso. Y es un fin porque la sociedad aparece como el único escenario posible de una fantasía de poder a la medida de marginados y derrotados».

Con una lectura en consonancia con esta postura, Daniel Godoy presenta una versión de Los Siete Locos, todos los sábados en el Paraje Artesón.

En un escenario minimalista, con apenas dos bancos y una línea de luces, los personajes de la novela componen la trama en una estructura abierta. Un hombre fracasado que roba seiscientos pesos para alcanzar pequeños objetivos de la vida. Él mismo se define como una cáscara de hombre movida por el automatismo de las costumbres. Ante la posibilidad de perderlo todo, pide ayuda a una sociedad secreta que probablemente se instale en el poder.

Todo es decadencia: su esposa lo abandona por un oficial de la fuerza aérea; un boticario loco cree tener la clave para ganar en los juegos de azar; una prostituta renga que se casa para tener una vida mejor, pero ante un mismo panorama, engaña a su marido con otro que está igual o peor que ella; un rufián melancólico, un cafishio que solo encuentra amor en el dinero que le proveen sus «minas»; un astrólogo con reminiscencias stalinistas, un creyente obsesivo, dispuesto a dominarlo todo a través del terror.

El patetismo de los desesperanzados se enriquece con acciones de violencia física, sexo y degradación, articuladas en tres pilares que sostienen la trama. El trabajo corporal de los actores es movilizante hasta tal punto que parece que la escena se abalanzara sobre el público. Los Siete Locos es una historia fuerte, pero aquí se potencia con una mirada actual sobre la red de mentiras que se teje en ciertos sectores de la sociedad, las relaciones de poder, la frustración de los deseos y un futuro trunco para quienes todavía escuchan la voz de la conciencia.

Ficha de la obra Autoría: Roberto Arlt Actúan: Fernando Bender, Daniel Bermejo, Fabián Caló, Yamila Etchevarne, Marcelo Gamarra, Marcelo Gril, Federico Laporte, Mariano Madrazo, Felipe Ponce De León, Bárbara Posesorski Escenografía: Daniel Godoy, Giselle Vitullo Caracterización: Carolina De Innocentiis, Camila Uribe Maquillaje: Carolina De Innocentiis, María Belén Trotta, Camila Uribe Diseño de vestuario: Yanet Natali Laiz Diseño de escenografía: Giselle Vitullo Diseño de luces: Victor Gabriel Olivera Realización de vestuario: Yanet Natali Laiz Música original: Leandro Bisogno Expositores: Enrique Ubertone Puesta en escena: Daniel Godoy Dirección: Daniel Godoy PARAJE ARTESÓN – Palestina 919 timbre 2

Esta reseña se publicó el 18 de junio de 2016 en La Cazuela


0 vistas

© 2020 Nuria Gómez Belart