• NGB

Abismarse


La idea de franquear el abismo inevitablemente conduce a una serie de asociaciones con Michel Foucault.

En Abismarse, de Analía Rosenberg, seis entes alienados, en la piel de Emma Chacón Oribe, Maia Mónaco, Emanuel Gaggino, Rodrigo Soko, Jack Syzard, y la propia Rosenberg, se reúnen con la intención de componer estados de ánimo, estados físicos y psíquicos, mediante sonidos. En la medida en que avanza la trama, los sonidos se articulan y construyen un sentido, y entonces, se transforman en música.

La creación de atmósferas tan diferentes e incompatibles transforma y desestabiliza el aparente equilibrio de la alienación, y, en consecuencia, los entes se convierten en individuos, se reconocen como seres vivos y, finalmente, asumen la responsabilidad de ser personas, músicos y, por lo tanto, artistas.

La crisis se manifiesta en todo su esplendor cuando los personajes se enfrentan ante la imperiosa necesidad de continuar produciendo y atravesando sus propios estados emocionales con el fin de fortalecer la composición de la obra de arte.

La música y la literatura son artes hermanas, hijas del tiempo. El lenguaje de los sonidos muchas veces suele expresar aquello que resulta imposible de decir con palabras. Es cuestión de lanzarse hacia el vacío sin terminologías y zambullirse en un mundo de expresiones puras. Eso significa abismarse.

Ficha de la obra Idea: Analía Rosenberg Cantantes: Maia Mónaco Músicos: Emma Chacón Oribe, Emanuel Gaggino, Analía Rosenberg, Rodrigo Soko Diseño de vestuario: Guido Lapadula Diseño sonoro: Santi Lesca Realización de escenografía: Mariana Cirulli, María Maidana Corpus Realización de vestuario: Guido Lapadula Realización de video: Melina Franco Edición de sonido: Rodrigo Soko Edición de video: Melina Franco Danza: Jack Syzard Dibujos: Adrián Lirman Asesoramiento dramatúrgico: Claudia Carbonell Asistente de producción: Virginia Mazzarella Producción general: Abismarse Dirección de actores: Claudia Carbonell Dirección general: Analía Rosenberg Centro Cultural Rector Ricardo Rojas – Corrientes -Av. Corrientes 2038

Esta reseña se publicó el 24 de agosto de 2016 en La Cazuela


0 vistas

© 2020 Nuria Gómez Belart