• NGB

Leda


Dice la canción que quien ama y sufre sabe ser cantor, porque canta en la rama su historia de amor, como un pájaro amante que quiere anidar, pero que va, de flor en flor, disimulando su corazón.

Leda Valladares es un claro ejemplo de lo que implica ser cantor de la música de nuestra tierra. Habiendo conocido primero otros ritmos, cuando a los veintiuno descubrió el mundo de las bagualas, no pudo despegarse nunca más de esas sonoridades. Ella misma decía: «Antes de mirar el mundo me puse a oírlo. Por mi padre, tocando y cantando entré al follaje de la música».

La música lo fue todo para ella: fue su amante, su razón de vivir y una dulce condena. Leda, de Judit Gutiérrez, busca recrear esta relación a través de sus canciones y de sus relatos. En la piel de Analía Yáñez, Leda renace y cuenta su historia, pero desde una perspectiva poética, desde su obra y su huella. Más que un relato, podría definirse esta pieza como una canción biográfica, en la que las raíces de nuestro folclore se expanden hasta envolver al público con la sonoridad sagrada de la caja chayera y la voz limpia, libre de artificios vocales.

Dicho de otro modo, en Leda, lo sonoro se hace carne, toma cuerpo y hace que la palabra, la melodía y la voz se conviertan en búsqueda, recuperación y resistencia. Búsqueda, porque muchas de nuestras tradiciones han caído en el olvido a manos de una idea errónea de civilización; recuperación, porque una identidad sólida solo se construye a partir del reconocimiento de todo lo que la compone; resistencia, porque, para algunos, nuestra cultura debe ser descartada en favor de los ideales europeos.

En un recorrido de relatos desordenados por la enfermedad que aquejaba a Leda, la percepción de las dimensiones y de la realidad, se ven alteradas por una gran inventiva en el uso de formas audiovisuales. Entonces, la voz se vuelve imagen, cuerpo, palabra, silencio. «Quien sufre y ama quiere sombra y sol / quiere cobija que abrigue a dos / cimbra como rama al viento / y al deshojarse llora en secreto su pena de amor», así lo cantaba Leda en la soledad de su tristeza hecha otoño.

Ficha de la obra Dramaturgia: Judit Gutiérrez Actúan: Analía Yáñez Diseño de vestuario: Sandra Ligabue Diseño de luces: Leandro Ibáñez Audiovisuales: Beatriz Casado Fadrique, Gastón Martino, Juan Fernando Velazco Mendoza Asistencia de dirección: Sebastián Kargdorian Prensa: Tehagolaprensa Puesta en escena: Emiliano Samar Dirección musical: Pancho Diaz Dirección: Emiliano Samar NOAVESTRUZ ESPACIO DE CULTURA – Humboldt 1857

Esta reseña se publicó el 4 de mayo de 2016 en La Cazuela


1 vista

© 2020 Nuria Gómez Belart