• NGB

Corpiñeras


Seguramente muchos habrán pensado, por su nombre, que se trata de una obra de vaudeville. Lejos de eso, Corpiñeras es una comedia dramática, sobre la vida de dos hermanas: Mané y Sarita, dos mujeres solteronas, pasadas de años, carentes de amor y con pocos recursos.

Como toda señorita de su casa que sabe tejer, se las rebuscan para sobrevivir tejiendo corpiños al crochet. Entre hilos y agujas, conversan sobre el pasado, sobre lo que hacen las Pérez, las vecinas que ostentan una vida mejor. Evocan los tiempos en que «papá» se ocupaba de ellas y en que nada les faltaba. Recuerdan el amor que les prodigaba y los regalos que les hacía.

En una suerte de mito cainita femenino, se establece una competencia en la que ambas buscan alcanzar un futuro más acorde con sus intereses. Las tensiones se acentúan por la presencia de Don Tito, un viejo en silla de ruedas a quien cuidan para ganar unos pesos más.

El trabajo de los tres actores merece ser destacado. Durante la coreografía de las agujas, ambas hermanas dicen las cosas más terribles, mientras que Don Tito observa en silencio cómo se hunden en la frustración.

Mané —en la piel de Demetrio Arias— y Sarita —encarnada por Guillermo Gil— son personajes fuertes, llenan el escenario, y hasta pueden cambiar la atmósfera de la sala con pocos movimientos o helar la sangre de los espectadores al dejar en evidencia las limitaciones de estas mujeres. El papel de Don Tito, a pesar de lo que pueda suponerse por la falta de parlamento, es sumamente difícil. Julio Nelson Segré dice todo con un gesto o una mirada: declara su amor, muestra su enojo, lo hace todo sin mediar la palabra en las acciones.

En toda familia se tejen historias, entre Mané y Sarita, la rutina del tejido las une, pero también es su condena.

Ficha de la obra

Actúan: Demetrio Arias, Guillermo Gil, Julio Nelson Segré Producción ejecutiva: Demetrio Arias, Nahuel Gonzalez Mosca Producción general: DeMos! Texto: Miriam Russo Dirección: Juan Carlos Puppo EL VITRAL – Rodriguez Peña 344

Esta reseña se publicó el 18 de septiembre de 2015 en La Cazuela


5 vistas

© 2020 Nuria Gómez Belart