• NGB

Ensayo sobre La gaviota


Todos sabemos que la Literatura es un eterno palimpsesto: reelaboraciones y creaciones nuevas sobre la base de lo dicho por otros. Sin embargo, no dejamos de maravillarnos cuando somos testigos de la recreación.

Ensayo sobre La gaviota, una obra escrita, dirigida y protagonizada por Marcelo Savignone, es la síntesis de varias lecturas: el texto madre, la obra original de Chéjov; el hipertexto escrito por Tennessee Williams, El cuaderno de Trigorin; la poética de Lou Reed, Radiohead y The Narrative, entre otras voces; la propia visión lúdica y kinésica, tan característica en otras piezas teatrales de Savignone.

El concepto de ensayo aquí se manifiesta en su polisemia: se trata de un ensayo, en tanto práctica teatral, en la que un grupo de actores repasa un guion hasta llevarlo a escena; también se trata de un texto argumentativo en el que Savignone expone, con los recursos propios del metateatro, su posición ante el Arte Dramático.

La melancolía, la protagonista silenciosa de las obras de Chéjov, se presenta en esta relectura, en la polifonía escénica: la atmósfera creada por la música en vivo, las reiteraciones coreográficas articuladas en formas circulares que anulan toda posibilidad de escapatoria, la deconstrucción del texto original son los espejos donde esa melancolía chejoviana se refleja. Hay un juego de puestas en abismo: el personaje de Trigorin —en la piel de Savignone— es, en escena, el director del ensayo, pero también es el director de la obra, además del dramaturgo que la compuso. Los personajes son actores, que hacen de actores y que representan ficciones en la ficción. Por lo tanto, el principio de realidad es imposible de definir porque la ficción de este ensayo trasciende hasta llegar a la realidad de los espectadores.

Las relaciones mantienen la esencia de la versión original: Konstantin ve su libertad artística coartada por el ansia de eterna fama de su madre, Irina Arkádina, quien vive para el teatro. Para la diva, se mantiene la paradoja de la imposibilidad de establecer lazos afectivos, expresar las emociones en este mundo, cuando son su rasgo identitario. En contraste con esta figura, aparece Nina, una joven actriz signada por la inocencia, pero también, por la inseguridad en cuando al rumbo que debe tomar; por su fragilidad contrasta con la aparente fortaleza de Trigorin, aunque, en el final de esta versión, se comprueban las similitudes.

Savignone despliega su arte en escena y comparte con el público su amor por la obra de Chéjov. De este modo, invita a la reflexión y a la revisión de aquello que se tiene por conocido, para explorarlo con nuevos ojos y dejarse perder en la inmensidad de la ficción.

Ficha de la obra Dramaturgia, dirección y coreografía: Marcelo Savignone Actúan: María Florencia Álvarez, Mercedes Carbonella, Luciano Cohen, Merceditas Elordi, Pedro Risi, Belén Santos, Marcelo Savignone Vestuario: Mercedes Colombo Escenografía: Lina Boselli Iluminación: Nacho Riveros Realización de objetos: Flavio Pagola Asistencia de iluminación: Luciano Cohen Asistencia de dirección: Andrea Guerrieri, Pablo Mendez Prensa: Marisol Cambre Producción ejecutiva: Silvia Barona Colaboración artística: Alberto Castrillo Ferrer LA CARPINTERÍA – Jean Jaures 858

Esta reseña se publicó el 1° de marzo de 2016 en La Cazuela


0 vistas

© 2020 Nuria Gómez Belart