top of page
  • Foto del escritorJuan Manuel Encabo

Borges y yo

En la confluencia de calles adoquinadas y el susurro nostálgico del tango, Buenos Aires respira la esencia de Borges en cada rincón. Las esquinas, los cafés, el eco de los pasos por las calles empedradas, todo lleva impreso el sello del maestro de los laberintos literarios. La ciudad es un personaje más en la vasta obra del autor, un paisaje que se funde con sus letras, una danza eterna entre la literatura y la música que se despliega en Borges y yo.

Esta experiencia teatral intima, se alza como un peregrinaje a la mente del genio literario.

Bajo la dirección de Hanna Schygulla, una maestra del arte escénico, este espectáculo se despliega como un universo en sí mismo, un lugar donde el tiempo cobra vida propia y las palabras se convierten en melodías. La elección meticulosa de siete cuentos breves de Borges, es como una constelación de estrellas literarias que, junto con la interpretación magnética de Andrea Bonelli, nos presenta un sinfín de reflexiones sobre la existencia, la realidad y la infinitud de los enredos mentales.

En el 2003, Hanna Schygulla estrenó en Munich una obra llamada "El tango, Borges y yo - Homenaje a Buenos Aires". Borges y yo: recuerdos de un amigo futuro, es un espectáculo que retoma aquella pieza, y que Schygulla decide entregarle a Andrea Bonelli para darle una nueva vida. De hecho, es Schygulla quien presenta el espectáculo a través de un video filmado en París. Este recurso se replicará a lo largo de toda la obra, de hecho, son las proyecciones audiovisuales y el juego de luces en escena lo que la hace una pieza de carácter performático. Principio del formulario

La amalgama de la voz de Bonelli, a veces recitando, otras entonando los versos de tangos que resuenan en el alma del público, crea una sinfonía de sentimientos encontrados. Borges, el tejedor de realidades alternativas, cobra vida en cada palabra, en cada pausa cargada de significado. La experiencia teatral se convierte así en un viaje en el tiempo, una introspección en los misterios y paradojas que tejieron el mundo de este mago de las letras.

El espectáculo desentraña El episodio del enemigo, explorando las dualidades humanas, ese enfrentamiento íntimo que yace dentro de cada ser. A su vez, El cautivo teje la historia de la libertad anhelada, una metáfora del bullicio interno que nos aprisiona. Utopía de un hombre cansado emerge como un sueño irrealizable, un oasis inalcanzable en medio de la fatiga existencial. El fin, como el umbral de todas las cosas, susurra la llegada inevitable del final mientras se cierne sobre el escenario. Ulrica irrumpe como un conjunto de inquietudes y La suma, misterios que desafían la comprensión humana.

La obra de Borges se entrelaza con la música de Peter Ludwig, una travesía sonora que enriquece y complementa las historias. La combinación de las palabras del maestro literario, la voz de Bonelli y la música recrea una especie de sinestesia donde los sentidos se funden.

Cada cuento, cada tango, cada pausa es un guiño al paradigma borgesiano, un homenaje a su capacidad para desdibujar las fronteras entre la realidad y la ficción. Eso, sumado al piano magistralmente interpretado por Shino Ohnaga y el cello resonando bajo la experticia de Cristina Titi Chiappero, le da al espectáculo un verdadero nivel de grandeza.

Al final, tras este viaje a través de los laberintos de Borges, el público sale transformado, con una nueva percepción del tiempo, la realidad y la profundidad de la mente humana. Borges y yo no es simplemente una obra teatral, es un viaje introspectivo, un festín para los sentidos y un tributo a la inmortalidad uno de los más grandes escritores de todos los tiempos. Una experiencia que trasciende el escenario, y deja una huella imborrable en el alma de quienes se adentran en esta confluencia literaria hecha realidad.

 

Ficha de la obra

Coordinación de producción CTBA Juliana Ortiz

Producción técnica CTBA Carolina García

Coordinación técnica de escenario CTBA Federico Cerone, Magalí Garrido

Coordinación de producción Maxime Seugé, Jonathan Saks

Asesoramiento de imagen Julián Solís Morales

Asesoramiento coreográfico Dalilah Spritz

Asistente de escenografía Florencia Tutusaus

Vestuario original (Jean Paul Gaultier) Hanna Schygulla

Diseño de peinado Diego Impagliazzo

Filmación París Juan Sebastian Torales

Diseño y programación de sonido y video Ivan Grigoriev

Dirección musical Julian Vat

Diseño de iluminación Eli Sirlin

Diseño de escenografía Oria Puppo

Colaboración artística Melisa Hermida

Música original y arreglos Peter Ludwig

Producción Collado-Bonelli

Dirección Hanna Schygulla





34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Catarro

Comments


bottom of page