top of page
  • Foto del escritorNuria Gómez Belart

El hombre de acero


El acero es una aleación tan dura y resistente como maleable. Esto significa que puede ser moldeado para formar una gran variedad de formas sin romperse. Por lo tanto, el hombre de acero debería ser un personaje omnipotente y adaptable a cualquier situación. Sin embargo, el protagonista de esta historia está muy lejos de convertirse en el superhéroe que vence todos los obstáculos sin mayores dificultades.

El hombre de acero es un unipersonal escrito y dirigido por Juan Francisco Dasso. La obra comienza con la explicación de la teoría que subyace en la puesta: un diálogo con un interlocutor bloqueado, una silla vacía en la platea, una presencia tan invisible como ausente, la única esperanza que le queda al personaje encarnado magistralmente por Marcos Montes, el padre de un hijo preadolescente con trastornos del espectro autista que por primera vez tiene un vínculo con alguien por fuera de la familia: Dionel, lo único y más parecido a un amigo que Neo, el hijo, haya tenido jamás.

Dionel tampoco es un chico neurotípico, sino que también padece un trastorno del espectro autista, pero tiene la capacidad de establecer ciertos lazos con el entorno. Por eso, el padre lo cita en su casa y le pide ayuda con su hijo. El padre transita el laberinto de sus reflexiones y, como en círculos concéntricos, desciende hasta lo más profundo del infierno en el que vive, con un hijo que no lo reconoce, que no lo mira a los ojos, que lo tortura con su indiferencia involuntaria; con una esposa desbordada emocionalmente por el agotamiento y la impotencia; con un incidente del que hay que hablar y que lo obliga a replantearse prácticamente toda su existencia.

En un monólogo conmueve con respeto y delicadeza, los recuerdos del padre afloran entre las preguntas y las frustraciones: el cumpleaños en el que se disfrazó de Ironman, el superhéroe favorito de Neo; las fiestas de la parroquia cuando tenía la edad de su hijo; las historias mínimas de la cotidianeidad. Por su parte, Dionel atestigua de forma casi inexpresiva la resignación con la que vive este hombre, que decide dejar a un lado las convenciones y adaptarse a las circunstancias, con la única intención de vislumbrar un gesto que le permita seguir adelante a pesar de los obstáculos, sin abandonar la poca esperanza que le queda.


Ficha de la obra


ESPACIO CALLEJÓN Humahuaca 3759 (mapa) Capital Federal - Buenos Aires - Argentina Teléfonos: 4862-1167 Web: http://espaciocallejon.com/

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page