top of page
  • Foto del escritorJuan Manuel Encabo

Modelo vivo muerto



A menudo, el teatro transita por el reino del absurdo, explorando situaciones extravagantes o irracionales que desafían las convenciones y expectativas de la realidad. En este contexto, los actores, dramaturgos y directores pisan un territorio que desafía las lógicas establecidas, utilizando el humor para cuestionar, reflexionar y, a menudo, romper con las normas preestablecidas. Este enfoque, lleno de paradojas y situaciones inverosímiles, agrega una capa adicional de complejidad al arte de hacer reír en vivo, exigiendo no solo conexión con la audiencia, sino también una habilidad especial para tejer lo inesperado en un tapiz coherente de entretenimiento.

Modelo vivo muerto es una obra escrita por la compañía Los Bla Bla, reconocida por su habilidad para crear experiencias de teatro absurdo. La trama se desarrolla en una academia de arte durante un examen, transformando la solemnidad en intriga cuando un modelo vivo es encontrado muerto en circunstancias misteriosas. Así, esta obra dirigida por Francisca Ure, se centra en una investigación con giros inesperados, manteniendo al público en carcajada permanente.

La trama se despliega en tres actos, e inicia con la actuación de Sebastián Fuman, un maestro de música en escena que representa al personaje de Bastián. Basado en una versión de sí mismo, Bastián desempeña un papel musical crucial en cada escena de la obra. Se presenta también Julián Lucero, como un excéntrico profesor de artes plásticas, seguido por Manu Fanego, quien da vida (o más bien, poca vida) al personaje que da nombre a esta extravagante historia. Finalmente, aparecen Pablo Fusco, Tincho Lups y Carola Oyarbide, quienes encarnan a un trío de entusiastas alumnos de esta escuela tradicional de arte pictórico. Cada uno de estos personajes exhibe características propias del teatro del absurdo: desde la excentricidad y la incongruencia en las acciones de Fusco, hasta la irracionalidad y la extravagancia en las interacciones de Lups, junto con Oyarbide, quien aporta una dosis de surrealismo y peculiaridad a la dinámica del grupo.

En este punto, cada uno deberá demostrar si pasa o no el examen para obtener el ansiado diploma. La prueba implica dibujar al modelo vivo con un lápiz muy especial, pero todo se convierte en tragedia cuando una etapa del examen requiere dibujar a oscuras. Al encender la luz, el público observa en escena el cadáver del modelo. A partir de un escenario de asesinato, los espectadores deberán descubrir quién podría ser el posible asesino entre los seis sospechosos, incluyendo un nuevo personaje, María Luisa, la psicóloga del instituto, interpretada también por Manu Fanego con grandísima destreza.

Los Bla Bla se han destacado por su habilidad para crear sketches breves basados en el absurdo, el humor físico y la sátira, en ocasiones con una crítica social subyacente, lo que se traduce en risas incesantes y una profunda identificación con el público. Sus integrantes comparten códigos de humor que mantienen a la audiencia riendo de principio a fin, demostrando su talento para crear una experiencia teatral excepcional, donde la música desempeña un papel fundamental para realzar las actuaciones y mantener a la audiencia totalmente involucrada.

La dirección de Francisca Ure guía al elenco asegurando que el ritmo y el tono se mantengan consistentes. La combinación de la dirección experta y el talento del elenco dan como resultado una producción de alta calidad.

El teatro cómico, en su intrincada relación con lo absurdo, demuestra que la risa es una puerta hacia la reflexión y la libertad creativa. La conexión entre los artistas y el público, tan fundamental en la comedia teatral, trasciende las barreras del sentido común y la realidad convencional. Esta interacción no solo demanda talento y sensibilidad cultural, sino también la capacidad de desafiar lo establecido, de explorar lo inesperado y de invitar a la audiencia a un modus operandi donde la risa se convierte en el lente a través del cual se percibe y reflexiona sobre la complejidad de la existencia humana. En este maravilloso y complejo mundo que, a menudo, roza con el reino de lo absurdo,


Ficha de la obra

Dramaturgia: Creación Colectiva

Intérpretes: Manu Fanego, Sebastián Furman, Pablo Fusco, Julian Lucero, Tincho Lups, Carola Oyarbide

Diseño de vestuario: Sandra Szwarcberg

Diseño de escenografía: Sol Soto

Diseño de luces: Gustavo Lista

Redes Sociales: Diego Bocha Fernandez

Música: Sebastián Furman

Diseño gráfico: Manu Fanego, Patricio Vegezzi

Producción: Maribel Villarosa

Colaboración en dramaturgia: Gustavo Lista

Colaboración coreográfica: Jorge Thefs

Dirección: Francisca Ure

Prensa: Marcos Mutuverría


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page